1 Primer Puesto

Lúcuma

Lúcuma

Venerada desde tiempos precolombinos, es una fruta noble que nos hace rendirnos ante las mil y una formas de disfrutarla. Elegante cuando corona una mousse, como un toque de distinción a los pasteles cuando se combina con la harina, deleita a los golosos como manjar y en verano derrama travesura en forma de adoquines, helados y “marcianos”. Así es la lúcuma que nuestros ancestros saborearon y retrataron y, que protegida del tiempo, se mantiene hasta hoy como una reina de pulpa amarilla y harinosa que sabe a peruanidad.

2 Segundo Puesto

Chirimoya

Conocida y admirada desde épocas muy remotas, ya en la antigua cultura Chavín la representaban en su alfarería. Se desarrollan en climas fríos y tierras fértiles de los valles andinos, sobre todo en el centro y norte de nuestros Andes. Su pulpa, de gran sabor e intenso aroma, es muy versátil. Se prepara comúnmente en helados y refrescos, es complemento de tortas y pasteles.
3 Tercer Puesto

Limón

Traído a nuestro país desde el lejano oriente en épocas virreinales, el limón es el cítrico que mayor acidez contiene y que complementa casi toda receta criolla peruana; y por excelencia es el punto de sabor que complementa al pescado y al ají en la preparación de nuestro plato más representativo. El limón guarda el punto exacto de frescura y acidez que define el concepto mismo de nuestro actual cebiche.
4 Cuarto Puesto

Aguaymanto

5 Quinto Puesto

Mango